¡CADAC cumple 44 años!

Un 2 de febrero de 1975… el Maestro Héctor Azar fundó CADAC… Y abrió el juego sin fin de los espejos… ¡Felicidades a todos los que han sido parte constructiva de esta maravillosa historia!

Jardín Rosario Castellanos , CADAC 1975

Moisés Pascual Pozas en CADAC

Moisés Pascual Pozas

30DD4790-097F-9A3B-0C52EF51EC3EDCE9

Se lee en internet que Moisés Pascual Pozas (1947) es un novelista español, finalista en el año 2005 del Premio Nacional de Narrativa, cultivador de la corriente literaria neorruralista.

Y como suele suceder, Moisés es más que eso, es un gran escritor, pero también es un gran charlador, es un explorador contemporáneo siempre en busca de nuevas tierras de las cuales poder apropiarse desde el sentimiento, aprender de cada lugar y hacerlo suyo, con o sin letras, caminando y conociendo. También aficionado incondicional del buen futbol, su corazón está con el Athletic de Bilbao y la razón le hace voltear a ver al Barcelona.

Además, crítico mordaz de la humanidad, del mundo que lo rodea, habla y vive según sus ideales, aprendiendo y enseñando, haciendo lo que le gusta, disfrutando la vida, ese vivir que a veces se olvida o se deja para después.

Su mapa de vida expresa ese placer, Doctor en Filología Hispánica y catedrático de Lengua y Literatura Españolas de Enseñanza Media; Originario de Burgos, ha desarrollado la mayor parte de su labor docente fuera de España: Inglaterra, Senegal, Italia, Francia, Estados Unidos, Marruecos, el Líbano y Hungría, además de largas estancias en Ecuador, República Dominicana y Canadá.

“Escribir sin prisa, sin buscar el éxito, escribir como se está en la vida”, dice Moisés

Como buen explorador tenía que llegar a México, nunca sabremos si fueron las huellas de Pancho Villa, las andanzas de Hernán Cortés o si vino a Comala buscando a su padre, un tal Pedro Páramo. Pero en su andar por México tenía que llegar a Coyoacán, y de ahí el camino lleva a CADAC. Y de CADAC, a Vivar del Cid… de ahí a San Mamés y al Camp Nou.

“nunca sé cómo va a acabar una novela ni quiénes aparecerán en su camino. Los personajes, el escenario… emergen a veces sin llamarlos.”

Moisés es un gran escritor pero ante todo es una gran persona, por lo tanto un gran amigo. Amigo de CADAC, no dudó en dar una charla a los estudiantes sobre un gran libro y pilar básico de la literatura española y mundial, “La vida de Lazarillo de Tormes” (1554), que compartimos con ustedes con mucho gusto a través de este medio.

Alonso A.

 

 

BIBLIOGRAFÍA de Moisés Pascual Pozas

  • Sueños rotos(1974). Imp. Monte Carmelo.
  • En silencio(1976). El autor. Poesía.
  • Los descendientes del musgo(1980). Institución Cultural El Brocense.
  • Dulce como el amor(1991). Armando Siciliano Editore. Cuentos.
  • El laberinto de los rostros(1993). Armando Siciliano Editore.
  • El carrusel de la plaza del Reloj(1996). Ayuntamiento de Valencia.
  • Las voces de Candama(2002). Editorial Dossoles.
  • Espejos de humo(2004). Editorial Dossoles.
  • Vidas de tinta(2013). Editorial Izana.

“Hay muchas maneras de estar en la vida y he escrito para rescatar del olvido a un mundo y a unas personas que ya no están, para intentar descifrar el sentido del viaje”.

Moisés Pascual Pozas

 

 

 

La causa de la causa (que es causa de lo causado)

IMG_3089

“El Policía 1 y Ella han caído muertos como tantas otras naciones de la tierra: sin dignidad ni previo aviso.” Héctor Azar

La causa de la causa que es causa de lo causado

jueves 26, 20:30 hrs. en CADAC

Entrada libre

 Laboratorio de actuación
Alix Lassarat – Ella
Miguel Ángel Mendoza – Él
Sergio Neri – Policía 1 / Guitarra
Cynthia Venegas – Policía 2
José Serrano – Policía 3
Elti Alejandro – Narrador
Puesta en escena: Marcela Bourges / Rabindranath Espinosa
13235332_1006683892714043_8877972004690245374_oDibujo: Elti Alejandro
Fotos: Fernanda Villegas y Alonso Arrieta

Querido maestro Rafael Freyre

Querido maestro Rafael Freyre siempre presente en CADAC, en nuestro recuerdo y en nuestro afecto.

902865_NpAdvHover

“Oriundo del puerto de Veracruz, Rafael Freyre Flores nació el 3 de noviembre de 1917, publicando sus primeras caricaturas hacia 1930 en el diario jarocho El Dictamen. Al año, sus simpáticos dibujos fueron premiados por la Sociedad Pro-Bellas Artes de Veracruz.

Más cartones suyos aparecieron en México al Día y Don Timorato, siendo contratado eventualmente para ilustrar en todas las publicaciones de la casa Excélsior: Revista de Revistas, Jueves de Excélsior, Últimas Noticias y las páginas del llamado Periódico de la Vida Nacional. Por años, sus caricaturas a colores fueron portada de la popular revista política Siempre!

Hacia 1943 dio vida a sus Posadas de Excélsior de la mano del temido reportero Carlos Denegri (a quien Julio Scherer llamó “el mejor periodista de México, pero el más vil”), firmando los dos como Ric y Rac.

Un par de años más tarde, solicitó sus trazos de humor la National Editor Asociation, de Estados Unidos.

Entre 1953 y 1961 participó en las tres series del programa de televisión transmitido por Canal 4 Duelo de dibujantes, con sus colegas Guasp, Isaac y Ernesto El Chango Cabral. Trabajaría en el noticiero 24 Horas de Televisa y fue Premio Nacional de Periodismo 1979.

El historiador Agustín Sánchez González, en su Diccionario biográfico ilustrado de la caricatura mexicana (Sociedad Mexicana de Caricaturistas, 1997, 285 páginas), refiere acerca de Freyre lo siguiente:

“Sus dibujos se caracterizan por la auto caricatura representada por una ranita, nacida de la comparación que uno de sus tíos hacía de su persona, así como del anuncio de unos cigarrillos en donde salía una ranita.”

Freyre obtuvo el galardón Mergenttaler 1958 de la Sociedad Internacional de Prensa en Buenos Aires, Argentina, compitiendo contra 200 moneros de Latinoamérica. En 1966 expuso en el Salón de la Plástica del INBA y en 1968 llevó sus caricaturas dentonas Freyre y su obra 1938-1968 a la UNAM.

Asimismo, sacó a la venta los libros Caricaturas al aire (1938) Siete dibujantes con una idea (1954), Mira lo que me encontré (1957), Bufo Vulgaris (1963) y Algo de Freyre (1980).”

Roberto Ponce, Proceso